Simposio en Roma del 12-15 de octubre para celebrar el 400 Aniversario

El simposio que tendrá lugar en Roma de los 12 a los 15 de octubre. Será una ocasión para una fraternal y agradable reunión entre todos los miembros de la Familia Vicenciana que viven hoy según el espíritu de San Vicente de Paúl. 

El tema del año jubilar que celebra el 400 aniversario del nacimiento del carisma es “Acoger al extranjero”. El  Papa Francisco, que estará en la celebración, durante el Año de la Vida Consagrada insistió en la importancia de “mirar el pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y abrazar el futuro con esperanza”. Estas palabras nos guiarán en un intercambio intenso entre laicos y consagrados procedentes de muchos países del mundo. Se espera que participen aproximadamente unas 9.500 personas para compartir sus experiencias e imaginar con creatividad el futuro servicio con nuestros hermanos más vulnerables. 

Para prepararnos para estos tres días, les invitamos a una triple reflexión bíblica: 

El éxodo, senda y camino. Como un tríptico que da relieve y movimiento a un cuadro nos invita a movernos física y espiritualmente. Nos lleva re-descubrir nuestra identidad en camino hacia Dios, en búsqueda de su presencia en nuestros contemporáneos y en nosotros mismos. 

El Éxodo: permanecer e irse  

Ex 14,10 y 13  

10 Al aproximarse Faraón, los israelitas pudieron ver que los egipcios los estaban persiguiendo. Sintieron mucho miedo y clamaron a Yahvé; Moisés contestó al pueblo: « ¡No se asusten, permanezcan firmes! Vean la obra de Yahvé y cómo él los salva hoy. Miren a esos egipcios a los que nunca más volverán a ver… 14 Yahvé peleará por ustedes, y ustedes solamente mirarán».
“Acoger al extranjero”: primero nosotros ¿no acogeremos al Extranjero en nosotros, ese desconocido que nos lleva a nuestro creador? ¿Quiénes somos nosotros? ¿Adónde van nuestras vidas? Nuestras equivocaciones ofrecen muchas posibilidades para descubrir nuestros panoramas internos. Ir y dejar nuestros caminos predefinidos, ir más allá de nuestros miedos,  dudar de nuestras dudas, escuchar nuestras preguntas, para dominarnos… Y para creer,  creer “que el Señor luchará por nosotros”, que seremos salvados de nuestras múltiples esclavitudes.  

El camino: hacia adelante paso a paso 

“Acogiendo al extranjero”: Jesús es el primer Extranjero a acoger. Él es el “otro”, tan cercano y tan distante. Sus palabras y actitudes nos desconciertan, nos hacen tomar caminos inesperados, decisiones insospechadas… Su omnipresencia a nuestro lado es un misterio que  sólo percibimos por un simple rastro. Paso a paso Él camina con nosotros, paso a paso caminamos con Él, a menudo sin reconocerlo. Él pretende irse… Él espera nuestra invitación, “quédate con nosotros”. Él viene a quedarse, Él entra y humildemente se queda.   

Lucas 24 

15 “Y sucedió que, mientras ellos conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió con ellos;”
18… “Uno de ellos llamado Cleofás le respondió: « ¿Eres tú el único residente en Jerusalén que no sabe las cosas que estos días han pasado en ella?»” 
28… “Al acercarse al pueblo a donde iban, él hizo ademán de seguir adelante”. 29 “Pero ellos le forzaron diciéndole: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día ya ha declinado.» Y entró a quedarse con ellos.”

El camino del Calvario a la Resurrección: para ser testigo 

“Acoger al extranjero”. Jesús fue condenado a muerte por acoger al extranjero. Acoger al Extranjero es acoger lo que es extraño a nuestras percepciones, lo que nos perturba, lo que  no queremos aceptar o ver. La persona pobre y pecadora no tiene lugar en una visión dónde todo es para sí mismo. El pobre puede  asustar y puede revelarnos lo que nosotros podríamos perder y lo que  podríamos llegar a ser.  Dios se hizo hombre, carne mortal,  palabra de verdad, la opción de vida más fuerte que la muerte. Aquéllos que han seguido, y todavía siguen, a Jesús intentan con sus propias debilidades seguir su camino hacia la vida, en Él, con Él y en Él, ser testigos de la ternura de su presencia en su propia experiencia.  

El camino a la Nueva Jerusalén: El camino Utópico  

Isaías  2 

3 “«Venid, subamos al monte de Yahveh, a la Casa del Dios de Jacob, para que él nos enseñe sus caminos y nosotros sigamos sus senderos.» “
4 “Forjarán de sus espadas azadones, y de sus lanzas podaderas. No levantará espada nación contra nación, ni se ejercitarán más en la guerra.”

Isaías 9 

1 “El pueblo que andaba a oscuras “vio una luz grande.”
3 “Porque el yugo que les pesaba y la pinga de su hombro – la vara de su tirano – has roto.”
9 No dañarán o destruirán mi montaña santa; porque la tierra se llenará del conocimiento del SEÑOR, como el agua cubre el mar. 

Isaías 66 

18 “Yo vengo a reunir a todas las naciones y lenguas; vendrán y verán mi gloria.”

“Acoger al extranjero” las promesas de Dios para su pueblo son promesas que se nos confían para ser realizadas. Pero esas promesas son maravillosas, idealistas y extrañas a la razón. ¿Cómo habrá lugar para creer en esta nueva vida en un mundo donde tanto se publican las dificultades y obstáculos, en la oscuridad que da lugar a la luz? Cristo, ha tomado el camino hacia la nueva Jerusalén, no sin obstáculos, pero con la plena confianza en el amor que supera toda prueba. 

¡Atrevámonos a creer en el poder creativo de estos tres días, tres días que conducirán a un servicio renovado a nuestros hermanos!  

Para más información ir a: http://famvin400.info/es/   

Sor Valerie 
Hija de la Caridad