Beatificación de Mons. Vladimir Ghika, príncipe, sacerdote y mártir (1873 – 1954)

ghika.2[Casa Madre] “Si pones a  Dios en todo lo que haces, encontrarás a Dios en todo”,  escribe  Mons. Ghika en su libro “Pensamientos para cada día” (1923,  Edición Beauchesne, 1961). Esta frase se refleja en toda su vida; de la familia real rumana, educado en Rumanía y Francia, se convirtió de la fe Ortodoxa al Catolicismo como él mismo dijo “para ser un buen Ortodoxo”.  Como misionero laico en Thessaloniki, Grecia, conoció a Sor Pucci,  Hija de la Caridad de la región Florentina, Italia.  Sor Florentina era directora de un hospital pleno de enfermos y agonizantes.  Ella fue quien abrió sus ojos, y su corazón, a la presencia de Cristo en los que son pobres. Con su ayuda fundó el Hospital de San Vicente y llevó a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl a Bucarest,  capital de Rumanía. Fue ordenado sacerdote en París (en la Capilla de San Vicente, celebró su primera misa en la Capilla de la Medalla Milagrosa) y trabajó con los pobres de Villejuif.  Al mismo tiempo fue miembro de la comisión para la organización de los Congresos Eucarísticos Internacionales, trabajó por el ecumenismo y por la paz y fue un excelente y muy solicitado director espiritual.

Sus escrituras son testimonio de una vida espiritual profunda. Desarrolló la “teología de los necesitados” y la “liturgia del prójimo”.

En 1939, a pesar de la llegada de los comunistas al poder, Mons. Ghika obtuvo permiso para quedarse en Rumanía para ayudar a las víctimas de epidemias y de la guerra. La vigilancia a la que fue sometido, cada vez más hostil, no detuvo a este sacerdote, lleno de bondad y de disponibilidad, de guiar en la Fe a grupos de jóvenes Católicos (Latinos y griegos),  visitar a los pobres, sobre todo a los que estaban enfermos y de ser un muy solicitado confesor.

En 1952 fue arrestado y encarcelado por su Fe en Jilava (cerca de Bucarest) y murió, cuando ya estaba en un estado de extrema delgadez, en mayo de 1954.

 ghika.1  ghika.3

En marzo de 2013 el Papa Francisco reconoció a Mons. Vladimir Ghika mártir por la Fe en la Iglesia católica. Fue beatificado el 31 de agosto de 2013 en Bucarest.  A la misa de beatificación acudieron más de 8.000 fieles, entre ellos su sobrino nieto con un numeroso grupo de la familia del  Bienaventurado. La misa fue presidida por el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, con la presencia del Cardenal André Vingt-Trois, Arzobispo de París, el Arzobispo Ioan Robu de Bucarest y aproximadamente 30 Obispos de Europa Central y Oria.

Siete Hijas de la Caridad (de las Provincias de Graz-Europa Central, Santa Luisa U.S.A. y el Consejo General) invitadas por el señor Arzobispo, tuvimos la oportunidad de vivir este momento especial de unidad y de oración.

Concluimos con otra cita del beato Ghika: “Estad alegres unos con otros… quien se entrega por los demás se entrega a Cristo. Si tu hermano te trata injustamente, debes sufrir más por él que por ti”. (ibid.)

Consejo general, Casa Madre

 ghika.5  ghika.6  ghika.4

Views: 1.262