Beatificación de 60 mártires vicencianos en Madrid: «Testigos y Profetas de Fe y Caridad»

A este gran acontecimiento de la Familia Vicenciana asistieron, además de nuestros Superiores generales y varios miembros de sus Consejos, más de 3.000 personas miembros de toda la Familia Vicenciana.

Después de un largo periodo de preparación, el día anterior tuvieron lugar varios actos de preparación próxima al gran acontecimiento: Solemnes Vísperas en la Basílica de la Milagrosa, donde saludaron los Superiores generales a todos los asistentes y algunos familiares de los mártires presentaron sus testimonios. El magnífico musical “Primeros pasos” sobre el origen de nuestro carisma realizado por exalumnos y alumnos del Colegio Inmaculada-Marillac y Vigilia de oración sobre la vida de los nuevos Beatos preparada por JMV en la Basílica de la Milagrosa.

El día 11 la Beatificación, en Madrid, presidida por el Delegado de Su Santidad el Papa Francisco, Cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, donde además del cardenal Osoro, concelebraron otros cinco cardenales, el nuncio de Su Santidad en España, obispos, vicarios episcopales y numerosos presbíteros Paules y diocesanos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Durante la beatificación el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos nos dijo: «Celebrar a los mártires es celebrar el amor de Dios». Nos ha recordado que «En España se realizan con frecuencia beatificaciones de mártires», «La Iglesia hace esto con un doble propósito: invitar a los fieles a permanecer firmes en la fe, y animar a todos a evitar el terror de esos años oscuros». Por eso, los mártires «son una oportunidad para ensalzar la fuerza del bien que vence al mal».

«En aquellos años no se respetaba ni la vida ni las ideas de los demás», ha continuado el prefecto de Causas de los Santos, «y parecía que el único objetivo era aniquilar a la Iglesia católica. Fue un vandalismo ciego e ignorante, una tormenta que asoló violentamente la nación, cubriéndola de cadáveres». En este contexto, los mártires «fueron asesinados por la única razón de ser católicos. El tesoro de la caridad de estos testigos provocó el enojo de los partidarios del mal, falsos profetas que animaban a destruir la Iglesia y a matar, pero ellos respondieron con generosidad y sacrificio».

Para el cardenal Amato, hoy su testimonio «nos invita a nosotros a seguir su ejemplo de fe y caridad en la vida cotidiana, y a orar por sus verdugos, ofreciendo también nosotros el regalo precioso del perdón». «No podemos ni debemos olvidar a estos mártires, porque son un testimonio de vida cristiana. Y no debemos ni podemos olvidar esta trágica historia para que no se repita nunca esta oleada de odio fraticida», ha concluido el cardenal Amato.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al final de la ceremonia  el cardenal Osoro, arzobispo de Madrid, ha destacado que «la Iglesia no puede olvidarse de estos hijos suyos que unieron su sangre a la sangre de Cristo». Ha subrayado asimismo que «Madrid es una Iglesia de mártires, en la que se veneran los restos de 440 santos y beatos mártires del siglo XX cuyos restos reposan en el territorio de nuestra Provincia Eclesiástica», y pidió a todos ellos interceder «por la concordia, la paz y el progreso de toda España».

Finalmente, el Superior general de la Congregación de la Misión y de las Hijas de la Caridad, el padre Tomás Mavric, ha ensalzado el testimonio de sus hermanos declarando que «estos miembros de la familia vicenciana llevaron con fidelidad dos experiencias decisivas iniciadas por san Vicente de Paúl: la caridad y la misión. Que su beatificación sea para todos nosotros un estímulo para crecer en la fidelidad a nuestra vocación».

Por la tarde hubo un Encuentro de Oración en el Cerro de Los Ángeles, santuario dedicado al Sagrado Corazón de Jesús en el centro geográfico de España, donde el Rey Alfonso XIII consagró España al Sagrado Corazón. Este Santuario fue destruido durante la guerra y reconstruido después. El domingo, una Misa de acción de gracias en la catedral de Santa María la Real de la Almudena, a las 10:30 horas, presidida por el arzobispo de Madrid puso el colofón a las celebraciones.

Views: 295