Camino de Santiago – Rabé de las Calzadas (Burgos)

[Provincia España-Norte] Por Rabé de las Calzadas, pueblo a 12 km de Burgos, pasa el CAMINO DE SANTIAGO (Ruta francesa), allí se ofrece al Peregrino: Un Albergue donde pernoctar, un bar para tomar café o un refresco. Durante los meses de Julio y Agosto, el Peregrino encuentra la Iglesia Parroquial abierta con un guía que le facilita diversas informaciones y explicaciones. Hace más de un siglo que una Comunidad de Hijas de la Caridad vienen prestando distintos servicios en Rabé y pueblos limítrofes: Escuela, internado y externado etc.  Actualmente en el Centro “La Milagrosa” hay una Comunidad de Hermanas jubiladas que atiende a un grupo de Hermanas mayores con alguna dependencia y al Centro de Espiritualidad y de formación donde se imparten cursillos, jornadas de reflexión y oración, etc. a distintos grupos tanto de Hermanas como de laicos.

Desde hace algunos años las Hermanas abiertas a las nuevas realidades ofrecen a los Peregrinos la posibilidad de participar en la oración de Vísperas a las 8 de la tarde. La participación en esta oración con la Comunidad, es casi diaria, el número varía cada día, lo mismo que su procedencia y el idioma de cada uno. ¡Qué grande y hermoso es expresar la Fe en el mismo Dios personas de distintos puntos del planeta, con distinto idioma, unidos para ORAR dirigiendo plegarias de agradecimiento, de súplica… a QUIEN sabemos está cerca de nosotros y nos ama. Esta experiencia refuerza nuestra FE personal y la oración se hace más universal.

Al final de las vísperas, se les da un pequeño folleto, en su idioma, con la Bendición del PEREGRINO y la Medalla de la Milagrosa, para que les acompañe en el camino a Santiago y en el de la Vida. La acogida y reacción es muy diversa; agradecimiento, emoción, lágrimas…. Se les desea un buen descanso y “BUEN CAMINO” y se les ofrece el sello para sus credenciales. Desde hace años, Hermanas muy amantes de la Milagrosa han salido al camino y, en su deseo de que María acompañara a cada Peregrino, le ofrecían la Medalla con respeto, confianza y sin desanimo.

En marzo de 2017 la Comunidad toma la iniciativa de abrir la Ermita de Nuestra Señora del Monasterio para ofrecer una alto en el camino al Peregrino cuando llegan cansados del calor en los plenos días de verano, un espacio de acogida para disfrutar de un descanso físico, una reflexión, una oración, o simplemente en silencio escuchar la música de fondo que ambienta el templo. Dos Hermanas están en la Ermita de 09:00h a 13:00 dependiendo de la afluencia de Peregrinos. Desde lejos el Peregrino puede ver la puerta abierta y son muchos los que deciden entrar. Con un saludo agradecido por encontrar este espacio abierto y un silencio respetuoso, contemplan la Ermita, preciosamente restaurada, deteniéndose en el retablo y los cuadros de las paredes laterales. Muchos se sientan, o se arrodillan en los bancos y en silencio permanecen, más o menos tiempo, en actitud de reflexión o de oración. Las reacciones de algunos son conmovedoras y ante la dificultad del idioma siempre es reconfortante el gesto del abrazo sincero y cariñoso.

Las Hermanas, en su sencillez, acogen, invitan y ofrecen, supliendo la limitación del idioma con el lenguaje del gesto, la expresión de la cara, o la sonrisa, y en la calidad de las palabras que va más allá de los límites del idioma para el dialogo y la comunicación. A la entrada de la Ermita cada peregrino encuentra la historia y origen de la Medalla en su idioma, lo leen con interés y lo valoran mucho. También pueden sellar su credencial, se le plasma el sello con el Peregrino y la Medalla Milagrosa. Algunos testimonios expresan lo que piensan y que podemos entender: Algunos Peregrinos que manifiestan ser agnósticos reconocen encontrar a Dios en la naturaleza y en los otros “Peregrinos del Camino”; otro, expresa como el Camino, que ha realizado varias veces, le reanima por dentro y sobre todo cuando se encuentra de baja forma o algo deprimido. Hay Peregrinos que, al verse escuchados y acogidos personalmente, comunican sus vivencias tanto de gozo, como de dolor con emoción y agradecimiento. Se han escuchado cantos espontáneos de auténticos profesionales como una tenor Catalana que canto el Ave María de Schubert o la pareja de navarros, miembros de una Coral, que a dos voces entonaron la Canción “Quien anda en Amor, ni cansa ni se  cansa”, (S. Juan de la Cruz) también en otros idiomas, o han tocado distintos instrumentos, todos fueron escuchados por el resto de Peregrinos con recogimiento, admiración y agradecimiento.

A cada Peregrino se le ofrece la Medalla Milagrosa deseándoles que la Virgen les acompañe en el Camino a Santiago y durante toda su vida. La mayoría la reciben con respeto, emoción y agradecimiento.

Agradecemos a la Provincia de Madrid San Vicente el apoyo que presta a este servicio con gran entrega Sor Ana Dignoes, su dominio de varios idiomas y sus cualidades de cercanía al peregrino, hacen que todo sea más universal y fraterno.

Views: 1.915