Alegría navideña, reunirse y celebrar juntos

[Provincia del Caribe, Haití] Haití es una pequeña parte occidental de la segunda de las islas en el archipiélago de las Antillas Mayores y al mismo tiempo el país más pobre del hemisferio occidental.

Los haitianos son muy religiosos. Cantan y bailan durante la celebración litúrgica. Vienen a la iglesia vestidos de manera festiva y rezan con todo su corazón a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, que es la Patrona de Haití, a menudo repitiendo la invocación: “Mamá María nunca pierde en la lucha”.

En Haití hay 5 comunidades de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. Una de ellas es la Misión de la Madre de Dios de la Medalla Milagrosa donde se ubica el Centro de Salud y la Cantina para Personas Mayores Pobres.

Como parte de las celebraciones de Navidad las Hermanas de la Misión de Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa organizaron reuniones Navideñas para los ancianos pobres. El viernes 21 de diciembre las Hermanas organizaron desde la cantina una cena para las personas a su cargo. Ese día vinieron todos vestidos de fiesta. Las personas que no podían lavarse o vestirse en casa Sor Natalia, responsable de la cantina, les ayudó a lavarse y vestirse con ropa nueva y limpia. Como de costumbre, se sentaron en sus cómodas sillas de plástico blancas en el patio frente a la cafetería para cantar, bailar y tocar instrumentos musicales a menudo hechos por ellos mismos. Sor Natalia a través de una breve conversación y mostrando una pintura grande y hermosa que representa la Navidad con la adoración de los pastores y los magos les introdujo en un ambiente festivo.

Estas personas pobres merecen un respeto especial. A menudo han crecido en condiciones muy difíciles y ahora, en su vejez, en lugar de ser respetados, se enfrentan a diario la miseria. La mayoría de las veces no tienen nada, literalmente nada, porque, de hecho, aquí no hay asistencia social, ni una pensión, ni una renta vitalicia. Ni casa ni dinero ni familia. Aquí, sin embargo, en la cantina de Saint Catherine Labouré las Hermanas crearon un asilo especial para ellas donde se sienten seguras y amadas, donde pueden comer 2 comidas al día, incluida una caliente. Junto con otras personas que están en la misma situación que ellos, pueden crear un sustituto de un hogar real, pueden ayudarse mutuamente, alegrarse juntos, cantar y bailar. Después de entrar en el ambiente festivo, todos se sentaron a la mesa, donde realmente pudieron comer todo lo que quisieron y al final un delicioso pastel de crema. Para los haitianos la Navidad siempre está asociada con la música, la danza y la buena y abundante comida. ¡Debo admitir que saben celebrar!

Dos días antes tuvieron también una reunión con el Padre Oblato de nuestra iglesia parroquial, que viene regularmente para dar una catequesis. Esta vez les presentó el tema navideño. Algunos de los ancianos de la cantina no son creyentes, algunos son protestantes y muchos se han adherido previamente a la religión vudú mezclada con el cristianismo. La bondad mutua en el comedor y el buen corazón de Sor Natalia une a todos y no hay ninguna diferencia entre ellos.

Al final de la reunión, todos recibieron grandes paquetes de comida con los mejores deseos de “¡Feliz Navidad”!

Sor Weronika Wagner, Haití

Views: 208