“Semana de la comunidad” en San Salvario, Turín – marzo 2015

testimoniascout[Provincia San Vincenzo-Italia] A principios de marzo la Comunidad de Hijas de la Caridad de San Salvario, en Turín, en la casa Santa Luisa experimentó algo nuevo y muy importante. La casa Santa Luisa acoge a personas sin techo, escuchándolos, cuidándolos, acompañándolos en su camino a redescubrir su dignidad y su reintegración a la vida social y cívica. Las Hijas de la Caridad cada vez acogen más a jóvenes que desean vivir una experiencia de servicio y por consiguiente se quedan en Santa Luisa unos días, o simplemente una noche, a fin de estar disponibles por la mañana temprano para ofrecer el desayuno a nuestros amigos sin casa.

Un joven explorador que ha vivido su año extra-asociativo de servicio con el Grupo Vicenciano “Beata Nicoli”, una parte importante de la Casa Santa Luisa, preguntó si había alguna posibilidad de organizar el alojamiento para su grupo durante una “Semana de la Comunidad”. Quería decir acoger a 12-15 jóvenes que seguirían con su vida pero yendo y viniendo, alojándose, estudiando, guisando, comiendo y durmiendo en la Casa Santa Luisa. Ellos compartirían los servicios con las personas sin hogar, sobre todo la cocina, la despensa y la habitación del desayuno y utilizarían la sala de reuniones y la biblioteca de los Voluntarios como lugar de animación y de educación y el patio como sala para el estudio, considerando las temperaturas apacibles de esos días.

He aquí lo que han escrito los jóvenes exploradores a las Hermanas en su despedida:

Estimadas Hermanas, nos gustaría empezar agradeciéndoles su disponibilidad con nosotros para organizar durante toda una semana cosa que no es tan obvia… Les prometemos que esta amistad entre Agesci (la Asociación en italiano de los Exploradores de Guías Católica) y las Hermanas de San Vicente continuará. En el futuro, si ustedes están de acuerdo, otros grupos como el nuestro podrán encontrar en ustedes una mano abierta, preparada para acoger. La opción de un lugar para residir es muy importante y afecta al humor y emociones de todos los miembros del grupo. Como ustedes han podido ver, la alegría ha sido el plato fuerte de nuestras jornadas.

Quizá su laboriosidad y diligencia han despertado en nosotros el sentido de servicio y estimulado a algunos a comprometerse aún más en sus acciones.

Les agradecemos también por su paciencia con nosotros, cuidándonos como a niños. Su silenciosa atención ha contribuido a que esta experiencia sea aún más bonita. Esperamos realmente que otros grupos de Exploradores decidan seguir nuestro ejemplo y formar parte de los Grupos de Jóvenes Voluntarios Vicencianos que en la tarde de los sábados se dedican a la visita a domicilio como ya ha hecho el nuestro Federico Ozanam.

Un abrazo,

Clan Scout Cor Ardens y Mafeking Turín, 18 a 40.

Views: 2.598