Retiro de discernimiento y la Visita del Papa Francisco

D RetreaT 4[Provincias de Los Altos Hills y Santa Luisa – EE.UU.] Durante el fin de semana del 25-27 de septiembre – nueve jóvenes nos reunimos con cuatro Postulantes y pre-Postulantes para discernir seriamente si nuestra vocación era ser Hijas de la Caridad participando en Filadelfia en el fin de semana de actividades para la visita del Papa Francisco. Una de las jóvenes comparte las reflexiones de su experiencia:  

” ‘Vuélvete’. Es una frase que oímos mucho en nuestro retiro de discernimiento en Filadelfia dónde el camino cerrado cambiaba por  minutos. Cada vez  que oíamos esto las 13 vestidas con nuestro “sweatshirts” azules nos deteníamos, recalculábamos y reajustábamos el camino.  

Estos reajustes periódicos en la peregrinación para ver al Papa Francisco formaron parte integral para ayudarme a discernir el camino como una peregrinación. Muchas veces en mi camino para discernir la voluntad de Dios me he encontrado con un final muerto justo cuando pensaba que tenía todas las direcciones sabidas. “No.  Date la vuelta”, dice el Señor. 

D Retreat 1Esto me frustraba. Al intentar discernir Su voluntad soy muy predispuesta a agobiarme y siento como si constantemente tomara giros equivocados. Pero este fin de semana experimenté de primera mano que no importa los giros equivocados que tomemos siempre iremos adónde debíamos ir.   

La mayor parte del tiempo nos encontramos en situaciones mejores de lo que podríamos haber imaginado. La noche antes de la Misa Papal en lugar de acampar en la calle  nos encontramos en un hotel a solo unos bloques del lugar dónde se celebraría la misa. En vez de estar horas de pie durante la misa a una distancia dónde el altar habría sido una mancha en el horizonte, tuvimos la suerte de tener entradas tan cerca del Santo Padre que pudimos ver bien la Sagrada Forma.   

A través de todas estas abundantes bendiciones el Señor me inspiró una especie de paciencia en el camino. Es una paciencia que procede de caminar sin saber lo que está alrededor de la curva. Requiere la re-asignación de la ruta. Fomenta la humildad.

Pero me enseñó a caminar confiadamente y sin miedo, porque sabemos que lo que Dios tiene en reserva para nosotros es mucho más grande que lo que teníamos nosotros en reserva. Me mostró cómo confiar en Su tiempo sean los que sean los cambios en U que tengamos que hacer. La belleza sorprendente del destino minimizará siempre la ansiedad de los desvíos.   

Él nos da la gracia para caminar humilde, pero confiadamente, cuando seguimos el camino que Él quiere para nosotros – una gracia que se desarrolla en la espera. Y sobre todo, Él nos da unos a los otros. Con esto nos confortamos sabiendo que no importa las tormentas o señales de tráfico confusas que encontremos en el camino porque nunca caminamos solos.”

Kelsey Davis

Montgomery Adviser | Court Reporter

D Retreat 11 D Retreat 3

Views: 2.387