Cincuenta años de servicio de las Hijas de la Caridad en Camerún

[Provincia de Camerún] 
Un vistazo a la historia 
 El 16 de febrero de 1968, el Consejo Provincial de las Hijas de la Caridad en Suiza respondió positivamente a la solicitud de Su Eminencia Nkongsamba NDONGMO y decidió abrir la Misión Católica en Dchang, Camerún. El 25 de julio de 1969 el contrato fue firmado por el obispo NDONGMO y por la Madre CHIRON.

 

Nuestra celebración 
El pasado 15 de febrero de 2020, dimos gracias a Dios por los 50 años de servicio de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl en Camerún. Cincuenta años de servicio significan la abundancia de gracias manifestadas en las personas que estaban al comienzo del trabajo y en las generaciones de personas pobres que fueron atendidas. Cincuenta años representan años de observación, adaptación y organización, haciendo que el servicio sea cada vez más efectivo. Cincuenta añossignifican los muchos años de gracia que incluyen el regalo de amor, sacrificio, entusiasmo, coraje y la vida de tantas personas. Cincuenta años significan muchas decisiones tomadas para la gloria de Dios, el bien de la Iglesia y el servicio amoroso a las personas pobres.

En todo esto reflexionamos y oramos durante el Triduo especial celebrado en nuestra parroquia, que consistió en la Adoración del Santísimo Sacramento, una breve catequesis sobre la misericordia y un intercambio sobre nuestro carisma, así como la celebración de la Eucaristía la víspera de la ceremonia.

La Santa Eucaristía celebrada el 15 de febrero en nuestra parroquia fue presidida por el Obispo con la participación de numerosos clérigos, autoridades civiles locales, Sor Emmanuelle y Sor Maggie de la Provincia de Suiza (ex misioneras en Camerún), la mayoría de las Hermanas de nuestra Provincia, delegación de varias congregaciones religiosas, familiares de nuestras Hermanas, nuestros empleados, feligreses y aquellos a quienes servimos: 50 personas que viven en situaciones de pobreza recibieron invitaciones personales. La liturgia preparada por los grupos juveniles de la parroquia fue muy hermosa. El señor obispo predicó la homilía sobre la misericordia y el sacrificio. Al comienzo de la Eucaristía, las Hermanas de Suiza recordaron la historia de la llegada de las primeras Hermanas a Camerún y el comienzo de su misión. Antes de la bendición final, una de estas primeras Hermanas dio su testimonio.

Después de la Eucaristía, nos dirigimos al patio de nuestra escuela para tomar un refrigerio. La hora de la comida se enriqueció con canciones del coro y bailes de los niños y los invitados. Al final, el señor obispo cortó el pastel del Jubileo. El patio de la iglesia y la escuela tenían decoraciones especiales y se llevaban blusas con el logotipo del Año Jubilar. Por la noche, las Hermanas de Suiza visitaron nuestras obras y advirtieron los muchos cambios que han tenido lugar desde que salieron de Camerún; las preguntas formuladas a las Hermanas y los recuerdos que se compartieron fueron interminables.

Al día siguiente, Sor Emmanuelle y Sor Maggie, acompañadas por la Visitadora, visitaron la comunidad de Foumban. Nos despedimos … hasta que nos volvamos a ver, ¡sin duda antes de los próximos 50 años!

 Hermanas de Camerún

Views: 1.078