Sor GABRIELA BORGARINO (1)

Sor GABRIELA BORGARINO Hija de la Caridad (1880 – 1949)

“Divina Providencia del Sagrado Corazón de Jesús, protégenos!” 

Picture Borgarino

“Yo soy sólo un miserable instrumento que Jesús quiere utilizar. Mi único deseo es amarle, servirle y ayudarle a salvar almas“. (4 de agosto de 1932).

Gabriela Borgarino nació en Boves, ciudad del Norte de Italia,  provincia de Cuneo. Su madre educó a sus hijos en la fe, mucho más con el ejemplo que con sus palabras; su padre fue un trabajador incansable. “Nosotros éramos pobres, pero cuando mi madre hacía el pan, mientras estaba todavía caliente, nos llamaba a mi hermana y a mí y nos decía: tomar, el primer pan debe ofrecerse al Señor: llevárselo a los pobres, pero en secreto, porque las limosnas deben hacerse así”.

Teresa Borgarino (su nombre bautismal) tuvo una niñez apacible. Recibió el Sacramento de la Confirmación cuando tenía aproximadamente siete años y a los nueve hizo la Primera Comunión. Según cuenta ella misma sabemos que desde su niñez tuvo el regalo de oír en su interior la amable voz de Jesús. Muy pronto, cuando recibió la Primera Comunión,  oyó la  voz divina: “Tú serás religiosa”. De hecho, cuando  tenía solo 19 años, a pesar de la oposición de sus padres, entró en la Compañía de las Hijas de la Caridad. Al final del mes de marzo de 1900 Teresa empezó su postulantado en el hospital de Fossano y después de tres meses entró en San Salvario, casa Provincial de las Hijas de la Caridad en Turin, para empezar su Seminario.  Aunque  experimentó el sufrimiento de la separación de sus seres queridos, de su pueblo y de su sencilla vida de joven campesina estaba radiante de alegría. Se entregó con entusiasmo y determinación a todo lo que le pedían: en la oración, en los estudios y en su trabajo, manteniendo siempre los ojos puestos en Jesús para superar todas las dificultades con que se  encontraba.

En 1902 Teresa Borgarino finalizó  su Seminario y su primera misión como cocinera en la casa “Misericordia” de Angera (Varese), en el Lago Mayor. Sor Teresa se distinguió pronto por su dedicación a los pobres, su sencillez y su bondad. En 1906 fue enviada a una nueva misión, como cocinera en la residencia para personas mayores de “Rezzonico”, Lugano, situada en la región de habla Italiana de Suiza. Teresa estaba profundamente segura de que “Dondequiera que la obediencia me enviará, allí encontraré a Jesús para servirle y esto es suficiente para mí”.

 El 2 de julio de 1906, a los 26 años, Sor Borgarino pronunció por primera vez los votos de pobreza, castidad,  obediencia y servicio de los pobres. Como comentó Sor Borgarino varias veces, en junio de 1919, a la edad de 39 años Jesús le dio instrucciones para honrar a Su Sagrado Corazón. Durante la celebración de la Misa en la Iglesia de la “Madonnetta” en Lugano, después de la Sagrada comunión, vio el Corazón de Jesús rodeado de rosas blancas y rojas colocadas en el centro de una hoja blanca grande, Jesús le sugirió que repitiera esta corta oración: “OH JESÚS, MI DULCE TESORO, DAME TU CORAZÓN”. Sor  Gabriela se ofreció a Jesús para realizar la misión que le había sido confiada.