Para los santos no existen ni barreras ni fronteras…

Numerosos testimonios de fe nos manifiestan que, los santos que gozan ya de la gloria del cielo, siguen actuando en la tierra. Uno de ellos se refiere a Sor Martha Wiecka, Hija de la Caridad beatificada el 24 de mayo de 2008, en Lviv Ucrania.

A causa de su avanzada edad y su enfermedad neurológica, mi padre había sido admitido al hospital en un estado muy grave y con diagnóstico de pulmonía. El médico que lo acogió me dijo: “¿Es Vd. consciente de que vuestro padre no saldrá? Los rayos X han confirmado la inflamación de los dos pulmones. Sólo se puede ver la parte superior de los mismos. Toda la familia y los amigos más cercanos visitaron a mi padre. Recibió el Sacramento de los enfermos ya que su estado era realmente crítico.

Dos días después de su admisión al hospital, en nuestra iglesia, de la que son responsables los Padres de la Congregación de la Misión de San Vicente de Paúl, en la homilía el sacerdote habló de Sor Marta Wiecka. Yo vi en ello la mano de la Providencia y no dudé que esto no fue por azar. Después de la misa, cogí una estampa con la oración y la novena, fui al hospital y consciente de su mal estado de salud, empecé inmediatamente la novena. La recé durante dos días pidiendo más bien la gracia de una buena muerte, porque no osaba pedir otra cosa. Después de acabar la novena, con el asombro de los médicos, su estado de salud mejoró manifiestamente y dos semanas después, mi padre ha vuelto a casa. Nunca he tenido duda de que esta gracia ha sido conseguida por la intercesión de la Beata Sor Marta Wiecka.

Los casos similares procedentes son numerosos de todo el país. Eso significa que para los santos no existen ni barreras ni fronteras. En Ucrania, dónde se encuentra la tumba de la Bienaventurada Sor Marta Wiecka, las reliquias de la santa son muy veneradas, los Padres de la Misión han tomado la iniciativa de organizar una romería con las reliquias de Sor Marta en cada diócesis de Ucrania. Las reliquias serán muy bien recibidas por los greco-católicos y ortodoxos que han expresado este deseo. Es una excelente idea en el contexto de la nueva evangelización. La acogida de las reliquias será acompañada de las misiones populares animadas, no sólo por los Padres de la Congregación de la Misión y las Hijas de la Caridad, sino también por otros miembros de la Familia Vicenciana que ya se ha arraigado vigorosamente en Ucrania.

Beata Sor Marta, enséñanos la mutua apertura ecuménica, consigue a cada parroquia la gracia de una fe robusta, una esperanza firme y un amor verdadero que se exprese por actos caritativos.

Sr Anna Brzęk HC
Visitadora de la Provincia de Cracovia