Testimonio (S. Luanne Carmon)

Me llamo Sor Luanne Carmon y vivo en Utica, Nueva York, situado en el noreste de los EE.UU.

Focus on I picture 3Actualmente trabajo en El Hogar Thea Bowman, que acoge a más de 300 niños de familias con bajos ingresos. Tenemos una guardería, un pre-kindergarten y cuidado después de la escuela, siendo el programa más amplio el del pre-kindergarten. En colaboración con el distrito escolar local, El Hogar Thea Bowman ofrece clases de pre-kindergarten para 168 niños de cuatro años de edad. Los niños matriculados en pre-kindergarten trabajan el lenguaje, alfabetización, y las matemáticas necesarias para prepararse al Jardín de Infancia. Todo esto lo realizan a través de actividades lúdicas con temas apropiados a su edad que cambian semanalmente. Algo más de la mitad de los niños del pre-kindergarten son refugiados de Somalia, Sudán, Irak y Birmania. Para todos los niños, pero especialmente para los niños de familias con bajos ingresos, así como para los niños para quienes el inglés es su segundo idioma, el programa de pre-kindergarten es muy importante en orden a asegurar el éxito en la escuela. El Hogar Thea Bowman también ofrece transporte hacia y del prekindergarten, lo cual aumenta el número de niños y garantiza una asistencia más regularizada.

Las familias de los refugiados que son atendidos a través del programa de pre-kindergarten están reasentados en Utica a través del Centro de Recursos de Mohawk Valley para los Refugiados (también conocido como Centro de Refugiados), que es una de las 10 organizaciones nacionales que reasentan a los refugiados en nombre del gobierno de los Estados Unidos. Desde 1979, más de 14.000 refugiados han sido reasentados en Utica. De los más de 60.000 residentes que llaman a Utica su hogar, 12 % son refugiados. Como resultado, Utica tiene la cuarta mayor concentración de refugiados en los Estados Unidos. El Centro de Refugiados trabaja en estrecha colaboración con las iglesias y otras organizaciones locales, como Thea Bowman, para hacer de Utica un lugar de acogida para los refugiados. También proporciona ayuda intensiva y apoyo a los refugiados recién llegados durante los primeros 3 meses para ayudar a las familias a solicitar beneficios del gobierno, vivienda segura, e inscribirse en la capacitación laboral y clases de inglés. Debido al hecho de que el Hogar Thea Bowman tiene clases de pre-kindergarten, muchos de los padres pueden asistir a clases de capacitación laboral y de Inglés durante el día, mientras sus hijos pequeños están siendo atendidos en nuestro programa.

Focus on I Picture 1La mayoría de las familias de refugiados que atendemos en el programa de pre-kindergarten son “Kah-Ren”, la gente de Birmania, ahora conocida como Myanmar Karen. Karen es un grupo étnico cristiano de gente que por naturaleza es sencilla, tranquila y amante de la paz, muy devota y fácil para trabajar en colaboración. A pesar de que son, por naturaleza, un pueblo pacífico, han tenido que padecer grandes sufrimientos y persecución por parte del régimen militar de su país. Cuentan de haber tenido que huir una y otra vez de la violencia de los ataques militares directos en Birmania. Explican como el ejército invadía las aldeas y destruía todo lo que la gente tenía, incluyendo sus casas y sus cultivos. Algunas de las familias fueron testigos de actos tan impensables de violencia por parte de los militares que les han dejado profundas heridas psicológicas y en algunos casos físicas también. Temiendo por su vida, su única vía de escape era esconderse en las partes más remotas de la selva e intentar llegar hasta los campos de refugiados a lo largo de la frontera con Birmania y Tailandia.

En el Hogar Thea Bowman, se han hecho grandes esfuerzos para contratar a un personal que puedan hacer de traductores y a su vez de consejeros de estas familias de refugiados. Actualmente, tenemos 2 traductores Karen y un consejero de familia. Nuestro servicio llega a menudo más allá de los límites del aula, ya que con frecuencia acompañamos a las familias a citas médicas o dentales, y les introducimos en el complejo mundo de los servicios sociales, la asistencia sanitaria y la educación. También llevamos a cabo programas por las tardes de educación para padres, en los que se tratan temas relacionados con la salud de sus hijos, la educación y la seguridad.

Focus on I picture 2Una buena parte de mi día en el Hogar Thea Bowman lo dedico a ayudar y a apoyar a los maestros de pre-kindergarten y a su personal. Con tantos niños refugiados, constantemente surgen preocupaciones o problemas que nos obligan a ponernos en contacto con las familias. Algunas de las situaciones son tan simples como preguntar si su hijo tiene la ropa adecuada para hacer frente a las gélidas temperaturas que experimentamos durante nuestra temporada de invierno. Otras situaciones tienen que lidiar con las preocupaciones sobre las dificultades de aprendizaje, o entornos inseguros dentro de la casa. Con frecuencia, estas situaciones me dan la oportunidad de trabajar en estrecha colaboración con nuestros traductores Karen, Myint Myint Zaw y Friday Paw. Me he sentado en varias ocasiones con ellos mientras se reúnen con los padres de los niños. Siempre me siento sobrecogida por el respeto sincero y profundo que estas dos mujeres muestran a las familias. He aprendido que el papel de un traductor a menudo puede ser cansino y agotador, pero nunca les he oído a Myint y a Friday quejarse de ello. Me recuerdan que también ellas fueron refugiadas. Se acuerdan de lo difícil que fue llegar a un nuevo país. Myint y Friday me invitan a servir a las personas que son pobres, con una audacia de la caridad que se comunica a través del respeto genuino y cordial, independientemente de lo cansado y agotador que pueda ser el ministerio.

El pueblo Karen tiene gran confianza en un Dios de amor y su sólida fe les ha sostenido en su sufrimiento. Muestran gran flexibilidad y una profunda alegría en el Señor a pesar de las dificultades e incertidumbres de la vida. Por el ejemplo y el testimonio de sus vidas, me hacen reflexionar sobre mi propia fe y confianza en Dios. Se da la audacia de la caridad cuando uno se entrega cada día y confía en la providencia amorosa de Dios en lugar de centrarse en sus propios planes y proyectos. Hay una audacia de la caridad en permanecer abierto y receptivo a cada encuentro, para responder con mansedumbre cada vez que llamen a la puerta, para llegar a cada hermana de mi comunidad local, convencida de que me estoy encontrando con Cristo en todas las circunstancias de mi día. Para vivir la audacia de la caridad en los momentos ordinarios de mi vida tanto en la comunidad como en el ministerio, debo pasar diariamente tiempo con Jesús, fuente y modelo de toda caridad. De esta manera creceré más arraigada en él y el amor de Cristo fluirá de cada una de mis miradas, y de cada uno de mis gestos, tanto en el servicio como en la comunidad local.

Focus on I picture 4S. Luanne Carmon

Provincia de Santa Luisa, USA