La Compañía es misionera

C.25 – La Compañía es misionera por naturaleza, por eso se empeña en conservar la agilidad y movilidad necesarias para poder responder a las llamadas de la Iglesia ante todas las formas de pobreza.

soeurs-2El 28 de septiembre de 1964, Sor Midón finalizó su misión de directora del seminario en Parísd, misión que realizó durante 23 años. He aquí las palabras, siempre de actualidad, que dirigió el día de su marcha a las jóvenes Hermanas del seminario. ¡Es una bella invitación a la esperanza! Una vida que se da y que abre a otros la perspectiva del don.

“El Buen Dios pide que se le dé con alegría. Continúen, pues, a amar lo que Él ama. ¡Ustedes empiezan su vida y yo la acabo! Les puedo decir con toda verdad que el Buen Dios nunca traicionará su esperanza y que la palabra de nuestro Dios en el evangelio: “Que se haga en ti como has creído “, es verdadera y se realiza. El espíritu Santo es siempre como el alma de nuestra alma. Cuando se dan ustedes al Buen Dios y entran en la familia de San Vicente, se puede decir con la fuerza de la experiencia, con toda verdad, que el Espíritu Santo no falla nunca. Él les cubre con su sombra, como cubrió a la Virgen el día de la anunciación. Su apostolado de mañana será en función de su preparación de hoy. Vivan siempre bajo la sombra del Espíritu Santo. Tengan siempre cuidado de conformar su voluntad con la Voluntad de Dios y así el Buen Dios bendecirá su Seminario y podrán comprender las enseñanzas que se les dan.

En la medida de su obediencia, su humildad, la sumisión de su espíritu y si trabajan en esto, Él será su luz y su fuerza. Están ustedes en un mundo que no cree. Tienen que ser pues para este mundo la pequeña televisión de Dios. Quiero citarles la bella oración de las Mártires de Arras: Señor, haz que estemos tan bien ancladas en tu amor que nunca nos separemos de Ti”. Eso es lo que ustedes tienen que hacer: trabajar para anclarse en su amor, porque entonces nada les será difícil.

jacuzzi-srp1Les repito una vez más, han de ser la pequeña televisión de Jesús. El mundo lo necesita, necesita a Cristo, necesita ver para creer…Tiene necesidad de santos. El Buen Dios las llama para convertirse en santas y esa santidad la tienen que empezar ya aquí. El mundo tiene que ver a través de ustedes la humildad, la obediencia, la caridad de Jesús. Como les he dicho a menudo: hacemos el bien no tanto por lo que decimos, o hacemos, sino por lo que somos. ¡San Vicente siempre tuvo al Hijo de Dios ante su vista. Hagan esto. Nunca hemos de perder de vista a Jesús. Seguir a Cristo. Nos ha escogido por su Amor. Hemos de responder como la que está allí llena del espíritu de amor, la Santísima Virgen. Pídanle a Ella que les ayude a estar bien ancladas en el espíritu de amor.