Encuentro de Hermanas que se preparan para emitir los Votos por 1ª vez “Entregadas a Dios para el servicio de Cristo en los Pobres”.

[Provincias de Espana] (1-6 de agosto de 2019) ¡Por fin llegó agosto! Todos los nervios, ilusiones y sueños se hacen realidad. Con todo ello en la maleta llegamos a Soria, preciosa ciudad de Castilla-León, donde nos esperaba la Comunidad del Colegio “Sagrado Corazón” con los brazos abiertos.

Con el deseo de hacer vida los consejos de tantas Hermanas: “aprovecha al máximo”, “déjate empapar”, “este tiempo no se repite”, “disfrutad de vuestro momento”… llegamos a Soria. Este primer día fue un tiempo de encuentro, compartir, recordar anécdotas de nuestros comienzos y a las Hermanas que nos han acompañado durante este proceso…

Juntas disfrutamos de la cultura, la tradición y la gastronomía de esta tierra; recorrimos sus calles, nos enamoramos del paisaje a los pies del río Duero, nos sorprendió la hermosura de la Ermita de San Saturio y nos ganó para siempre la pizza “Sorianita”, ¡Prometemos volver! El sonido de campanas de los conventos próximos de Clarisas y Carmelitas, enmarcan el comienzo de nuestro curso de preparación para la emisión de los Votos por primera vez.

El Padre Corpus nos va introduciendo en el tema que parte de la convicción más profunda que debemos tener:   la Regla de las Hijas de la Caridad es Cristo, Él es el centro de nuestra vida y vocación de ahí la necesidad de “Volver siempre al Evangelio” (DÍA).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Hemos profundizado en la identidad jurídico-canónica de la Compañía en la Iglesia pero sobre todo hemos ahondado en la identidad carismático-teológica de nuestra vocación de Hijas de la Caridad, hemos visto como nuestro voto específico de servicio a Cristo en los Pobres es el que da “tinte especial” a nuestra manera de vivir la práctica de los Consejos evangélicos de castidad, pobreza y obediencia. Nos ha quedado bien claro cuáles son las características de los Votos de las Hijas de la Caridad y que en las Constituciones se recoge muy bien cómo los entiende la Compañía en fidelidad a sus Fundadores.

El último día, por la tarde, se unió a nosotras Sor Eva Sáez, para darnos su testimonio de cómo ha ido evolucionando en su vida la vivencia de los Consejos Evangélicos. Escucharla ha sido volver atrás en el tiempo y situarnos de nuevo en “los inicios del inicio”. Esa radicalidad, y a veces llamada por algunos locura, de no querer lo mismo que todos… de enfrentarnos a miedos que ni siquiera sabíamos que existían, de dejar atrás “cosas” que parecen fundamentales pero que poco a poco, con el tiempo, espacio y personas que te van  acompañando, van ocupando su lugar y haciendo que crezcamos. Caer en la cuenta de que serán muchas las veces en que tendremos que recordar por qué y para qué estamos aquíen qué ponemos y en qué “invertimos” fuerzas, tiempo… y otras tantas, que nos darán la oportunidad de dar color a los días más grises y tener siempre la certeza de que el camino no lo hacemos solas. Al finalizar su intervención, nos invitó a compartir experiencias, momentos claves, incertidumbres… terminamos la tarde con una oración de acción de gracias.

Para finalizar estos días las hermanas nos regalaron un día de expansión. Momento de encuentro, unión, crear lazos aún más fuerte si cabe, disfrutar, compartir, vivir… Una vez más nos demostraron que las apariencias engañan… Grande tierra Soria, y grandes las personas con las que lo hemos podido descubrir!!

No podemos dejar de dar GRACIAS… ¡¡el Señor no se deja ganar en generosidad!! . A la Compañía, por ofrecernos y regalarnos estos momentos de crecimiento y profundización. A las hermanas que nos habéis acompañado, deciros… que habéis hecho de estos días algo inolvidable. A nuestras Comunidades, por hacer posible que vivamos algo así…allí donde estábamos nosotras, también estabais vosotras.

Sólo nos queda expresar que las expectativas eran altas, pero podemos decir que ¡¡se han superado con creces!!

Hermanas participantes

Views: 270