Medalla de Oro a las Hijas de la Caridad in Guadalajara

guadalajara[Provincia de Santa Luisa – España] Medalla de Oro de la Provincia de Guadalajara a las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl por la insustituible labor social que durante dos siglos han venido desarrollando. Recogía la distinción Sor Ana María Esteras, superiora de la comunidad.

El día 25 del pasado mes de abril la Diputación de Guadalajara cumplió 200 años de existencia, y con ese motivo se programaron diversos actos, para conmemorar la institución que se ocupa de prestar servicio a los pueblos de la provincia. El primero de estos actos tuvo lugar en un abarrotado salón de actos del Centro San José, donde se citaron la alcaldesa, concejales y diversas autoridades de la provincia para entregar la Medalla de Oro de la Provincia a las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paúl y diversas medallas de Plata, insignias de oro y reconocimientos a decenas de personas relacionadas con la Institución Provincial y en reconocimiento de su trabajo.

Marta Valdenebro, diputada de Cultura, ejerció de presentadora del acto explicando el valor de la Diputación como institución que ayuda y apoya a los pueblos. Justificaba las distinciones a las personas y entidades que iban a recibir las medallas y reconocimientos por su trabajo y relación con Diputación.

Sor Ana: “El trabajo conjunto es fructífero, continuemos trabajando juntos”

Después de la entrega de todas las distinciones Sor Ana María Esteras,  superiora de las hermanas de la caridad de San Vicente de Paúl, congregación que ha recibido la Medalla de Oro de la Provincia de Guadalajara, se dirigió a los presentes agradeciendo la distinción. “Es un gran honor poder estar presentes y tener el privilegio de saludar a todos, sobre todo, es un honor la razón de nuestra presencia”.

Recordó cómo surgieron las diputaciones, tras la aprobación de la Constitución de 1812 “para servir a la sociedad” y recordó  la importancia de los servicios que han prestado a lo largo de dos siglos “para promover la prosperidad provincial, atendiendo diversas áreas”. 

“Las hermanas damos las gracias a cuantos han colaborado en nuestro reconocimiento” manifestó que el 1 de abril de 1838 la Diputación decidió instalar la inclusa en su antiguo convento y ellas se ocuparon del mismo, evolucionando a lo largo de los años, hasta concluir en el Colegio San José, donde estuvieron hasta que pasó a manos de la Junta. 

También, en 1856, la  junta de beneficencia pidió la colaboración de las hermanas en el Hospital Provincial (el actual complejo socio-sanitario de La Merced), en el que han permanecido igualmente hasta que pasó a ser competencia de la Junta.

Sor Ana apuntó que “la Medalla de Oro es compartida por los que han trabajado junto a nosotras y por los enfermos”. Y concluyó: “Todo el bien que hemos desarrollado ha sido gracias a Dios y los fallos obra nuestra por las flaquezas del ser humano”, añadió en nombre de todos los premiados “gracias por tan grato homenaje. El trabajo conjunto es fructífero y enriquece a quienes lo realizan y a quienes lo reciben. Continuemos juntos en la tarea de hacer el bien”.

El Señor Vicente Tirado, recordó que Sor Ana María había declarado que el ser humano es fundamental,  “y yo digo que debe ser el centro de la acción política. Por eso, tenemos que pensar qué podemos hacer para mejorar la vida de los hombres” manifestaba. Y animaba a que la sociedad recoja los valores de las Hijas de la Caridad y que “se tienda la mano a quienes más lo necesitan“.

guadalajara1

Views: 1.553