Mi Vocación

Una vida entregada a Dios para el servicio de los pobres

Yo oí la llamada muy temprano: el día de mi Primera Comunión. Yo tenía 7 años y sentí que solo compartiría mi vida con Cristo. Dios se manifestó a través de los acontecimientos: crecer en una familia muy unida donde se vivían los valores morales y religiosos, la guerra, la derrota, la ocupación alemana y el descubrimiento del horror de los campos nazis … Cómo no estar marcada por tanto sufrimiento…

Estudié enfermería y me di cuenta de que después de todos estos signos, Dios estaba esperando mi respuesta. Con la ayuda de un sacerdote, decidí ingresar en la comunidad de las Hijas de la Caridad. Sabía que allí podía servir a los pobres y vivir con Cristo. Después de un período de formación, fui enviada en misión.

En mi primera casa éramos 12 Hermanas. Aunque la vida comunitaria no es un largo río tranquilo, entre nosotras había un amor fraterno. El amor a Dios y a los pobres nos unía y alimentaba nuestros tiempos de oración. En ese distrito de París, encontré lo que era realmente la pobreza. Todavía recuerdo a esa mujer con 3 niños en una pequeña habitación, obligada a colgar las sillas y a doblar la mesa por la noche para poner los colchones en el suelo donde poder dormir. Tampoco puedo olvidar a la pequeña Daniela, hospitalizada después de haber sido envenenada por una estufa de carbón (provocado por su padre, que la amaba, pero era ferozmente hostil a su camino) durante el retiro de Primera Comunión.

He tenido muchos cambios en mi vida y en todas partes he encontrado Pobres. Dios me hizo comprender cómo puedo enriquecer esos encuentros. Hay que ir más allá de la ayuda, el servicio y las palabras de consuelo, ir más allá y ayudar a estos pobres a ser responsables de sus vidas. Yo iba a sus casas y ellos me acogían y, acortando la distancia entre nosotros, se desarrollaba una sencilla confianza y podíamos hablar de cosas importantes para ellos.

Más tarde, respondí a una llamada para ir a ayudar en el campamento de Sakeo en Tailandia, donde se habían refugiado de los jemeres rojos. Una noche, durante la vela, pude hablar con Ven, que nos ayudaba en la tienda donde se alojaban los enfermos. Se había escapado con 18 miembros de su familia, pero había llegado solo al campo, todos los demás habían muerto de hambre, malos tratos o ejecutados, la última su esposa que se perdió en el bosque. Yo recibí esta confidencia como un verdadero regalo y a menudo pienso en ella, especialmente en tiempos difíciles. Éramos varias Hermanas de diversos países. ¿Qué hacíamos nosotras más que los “Médicos sin Fronteras” con los que colaborábamos? Aparentemente nada; solo nuestra pertenencia a ese Dios al que hemos entregado nuestra vida y es él quien nos ha motivado.

Más tarde, me enviaron a una comunidad en H.L.M. adscrita a la “S.A.P.P.E.L.”, Asociación fundada para evangelizar el cuarto mundo, en este contexto organizamos retiros diseñados para un pequeño grupo de personas en situación de precariedad.

Cuando se lanzó un llamamiento para brindar terapia de juego a los niños de Kosovo que estaban profundamente angustiados por las masacres y que habían vivido en un bosque durante varias semanas en la nieve, yo respondí. Acepté porque, a pesar de mi avanzada edad, me sentía muy cercana a los niños y mantenía mi entusiasmo por el juego. Los juegos sirvieron como lenguaje y terapia. Cuando en el juego se volcaban las cajas “estropeando todo” la risa estallaba al momento y enseguida los pequeños cantaban “Sabes cómo plantar repollo” (una canción popular francesa).

La Compañía, a mi petición, me envió a Ruanda. Estuve seis años en ese país muy pobre pero muy hermoso. Hay un dicho que señala “Dios venía aquí a descansar de noche”. Allí, yo, principalmente, fui el chofer que por la noche llevaba a los enfermos y, a veces, a los muertos, a casa para que estos pobres pudieran enterrarlos en sus casas, ya que el coste de permanecer en el hospital era demasiado caro para ellos. Me llamaban “umukécuru” que significa “la abuela”, un título de reconocimiento. Tuve la alegría de ver florecer las vocaciones de jóvenes ruandesas que ahora son Hermanas, valientes de corazón y muy cercanas a los pobres y que permanecen alegres a pesar de las terribles masacres de unos años después.

El último lugar al que me enviaron fue a la Asociación Católica “Depaul” para servir a la gente de la calle. Yo era una simple voluntaria entre otros, trabajando en tareas humildes como lavar la ropa, preparar las duchas y servir café a hombres y mujeres que viven en la calle. Con ellos, teníamos una relación sencilla. Ellos eran “nuestros amos”, sirviendo como nos pedían, recibiendo a veces palabras duras o hirientes, pero a veces también amistosas, incluso llenas de delicadeza.

Ahora estoy en la última etapa de mi vida. Se acerca la hora del Encuentro, inimaginable. Por supuesto, tengo algunas aprensiones, pero sé que Él estará allí… ¿Qué puedo decir? Sencillamente: GRACIAS por tanta felicidad, a pesar de los tiempos difíciles, incluso muy difíciles, cuando ha habido vacío o cuando descuidé a Dios. Pero, Él estaba siempre allí, esperando “el regreso del hijo pródigo”.

Sor Marie-Renée Lelièvre
Provincia Bélgica-Francia-Suiza