Reunión de Hermanas menores de 60 años

Picture article from Italy

[Provincia de San Vincenzo – Italia]  El fin era reunirse para conocerse y acogerse mejor. La acogida fue el tema de este encuentro de las Hijas de Caridad menores de 60 años que tuvo lugar a finales de noviembre en Roma.

Las conferencias para nuestra reflexión fueron dictadas por tres hermanas que desarrollaron el tema de la Acogida desde el punto de vista BÍBLICO, HUMANO y según SANTA LUISA. He aquí  algunos pensamientos de estas presentaciones:

  • Acoger al Señor es la primera condición y empezando desde nuestro corazón, desde nuestra capacidad de salir de nosotras mismas es cuando se hace el lugar para el otro;
  • Cuando acogemos, somos  acogidas;
  • Hospitalidad también quiere decir compartir las alegrías y las penas, empezando con pequeños gestos como una mirada o una sonrisa.

Durante la reunión, tuvimos la sorpresa de reunirnos con Sor Evelyne Franc, nuestra Superiora General, que visitaba a las Hermanas mayores de la Casa Regina Mundi. Sor Evelyne subrayó la importancia de conocer el espíritu de la Compañía para crecer cada vez más en la fidelidad. Este factor, junto con la creatividad, es el futuro de la Compañía: estar arraigadas firmemente en nuestra identidad con una visión que va más allá de lo inmediato.

Gracias a esta reunión en Roma,  tuvimos la alegría de participar en la Vigilia de la Oración en la Iglesia de Santa María la Mayor con ocasión del principio del Año de la Vida Consagrada. Fue un momento importante de la Iglesia que nos hizo sentirnos parte de una realidad llena de muchas “facetas” representadas por carismas diferentes.

Durante este tiempo de oración, vimos el video con el mensaje que el Papa Francisco dirigió a todas las personas consagradas. Después de haber expresado su gratitud al Señor por el regalo de la vida consagrada, por lo que representa y hace en el mundo entero, él nos insistió diciendo:

  • Como el Apóstol Pablo déjense conquistar por Cristo, hagan suyos sus sentimientos y su estilo de vida;
  • Con Cristo empiecen siempre desde el Evangelio… Déjense llevar por su mano, dirigir por su voz, sostener por su Gracia;
  • Dejen sus “nidos” para llegar a las periferias de los hombres y mujeres de hoy.

Estamos muy felices de haber tenido la oportunidad de estar juntas de una manera sencilla y fraternal. Sólo a través de la fraternidad podemos ser creíbles  y dar testimonio del Evangelio para el mundo. Agradecemos a nuestros Superiores el habernos ofrecido la oportunidad de sentirnos más unidas entre nosotras perteneciendo al mismo carisma.

 

Views: 1.811