La misión en la ciudad de Marillac, estado de Minas Gerais

marillaccity.1[Provincia de Belo Horizonte – Brasil] Para nosotras, Hijas de la Caridad, es muy im portante conocer a Santa Luisa de Marillac, porque su vida nos da un ejemplo de fidelidad y amor de Dios y a los pobres expresado en sus grandes actos de caridad, audacia y fervor. Con este objetivo, las Hermanas Jóvenes, empezamos un estudio sobre Santa Luisa, tiempo para profundizar y conocer mejor su vida. Como  acción concreta de este estudio se propuso una Misión Popular en la ciudad de Marillac, en el estado de Minas Gerais que tiene a Santa Luisa como su Patrona. La misión tuvo lugar del 9 al 15 de marzo de 2014 con la presencia de Hermanas de varias comunidades y del Proyecto Redescubrir la Herencia Vicenciana que nos apoyaron y compartieron con nosotras la alegría de lograr la misión. Para nosotras, las Hermanas Jóvenes, este tiempo de amistad, celebración, oración y la experiencia de encuentros con las personas de Marillac es  causa de gratitud a Dios.

Al llegar a la ciudad, fuimos acogidas con gran alegría y satisfacción por las gentes del lugar y por el P. Fabiano Ferreira Leite. Todos los días, antes de empezar las visitas,  nutrimos nuestro espíritu con el pan de la Palabra de Dios, preparando nuestros corazones para acoger, nuestros oídos para oír, nuestros ojos para ver y contemplar a Dios en el trabajo y en la historia de las personas que íbamos a visitar. Según Luisa nos enseñó, “Se acordarán que han de buscar lo primero a Dios y su gloria y después el interés de las personas con quienes tienen que actuar, para servirlas lo mejor posible, atendida la disposición de su espíritu” (S.L E. 55).

En las idas y venidas, constatamos una gran fe en las personas que han sido capaces de mantenerla firme, sin desanimarse. En cada casa que visitamos alguien decía: “Hoy Dios vino a mi casa” y otras: “Yo tengo  gran fe en Dios”. A pesar de vivir en una situación de miseria y sufrimiento pudimos ver la alegría reflejada en cada rostro. Sin embargo, no escondían que  sienten la necesidad de alguien que les escuche y esté cercano a ellos, especialmente una presencia religiosa.

Nuestra prioridad era visitar a las personas mayores y enfermas que tienen dificultad para subir y bajar la colina para asistir a las celebraciones y festividades; también visitamos a otras familias en diversas situaciones. A todos,  intentamos llevar algo  de la vida y la historia de nuestra Fundadora. También,  comprendimos en la historia de las personas, algunas fases de la vida de Luisa: como niña y adolescente; en el matrimonio y en la maternidad; en su dedicación y cuidado del otro; en la viudez y sufrimiento; su vida de oración y fe; en el servicio y fidelidad a Dios; en la serenidad y en la enfermedad y confianza en el amor divino. Éstas experiencias de vida  dejaron una marca en nosotras y estamos seguras que es imposible encontrarnos con tanto sufrimiento y situaciones de abandono social y continuar de la misma manera, o ser insensible a tales situaciones.

Contemplamos el camino de santidad de Luisa, en medio de las dificultades, sufrimientos, forcejeos e imperfecciones humanas y, sobre todo, ofreciendo su vida en un compromiso generoso adhiriéndose al plan de Dios, por la fe y la oración fructífera, practicando la caridad hacia los pobres, por la intimidad y fidelidad a Dios. Algunas de las personas que  visitamos, después de conocer su vida, nos dijeron que fue la vida de Santa Luisa la que la había hecho ser santa.

Gracias al apoyo de las Hermanas, que incansablemente se dieron a nosotras, pudimos terminar nuestro proyecto de estudio, investigación y profundización en la vida de Santa Luisa de Marillac.

Sor Marlene Aparecida Tomé, H.C y Sor Sônia Gonçalves, H.C,

 marillaccity2  marillaccity3  marillaccity5
Views: 1.705