Mi experiencia en las Naciones Unidas, Nueva York

Sor Germaine Price, representante de la Compañía de las Hijas de la Caridad en las Naciones Unidas, comparte las noticias de la ONU en Nuevo York:

[ONU-ONGs] Al concluir mis estudios en Chicago, los Superiores me ofrecieron la oportunidad de vivir una experiencia en Nueva York, en las Naciones Unidas, para conocer el complejo sistema de esta estructura y organización. Sor Germaine Price, que lleva trabajando en la ONU durante más de 6 años como representante de las Hijas de Caridad me introdujo poco a poco, durante aproximadamente un mes en este mundo complejo y fascinante.

En la Oficina principal de la ONU,  tuve la oportunidad de visitar la Sala de la Asamblea General donde los 193 miembros de la Organización se reúnen para discutir los problemas globales, la Cámara del Consejo de Seguridad y una variedad de exhibiciones agrupadas bajo el tema “Las Naciones Unidas: De la Guerra al Desarrollo”. Fue conmovedor ver las contribuciones de pacificadores de todo el mundo, los 30 artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos y el trabajo de las Naciones Unidas para lograr las Metas de Desarrollo del Milenio.

Como Hijas de la Caridad formamos parte de las Organizaciones No-gubernamentales de la ONU y por consiguiente me permitieron participar en varias Comisiones de las ONGs con Sor Germaine. En estas comisiones, las diversas organizaciones para la lucha mundial contra el tráfico humano, la pobreza, la guerra, etc.

Mi responsabilidad durante mi tiempo en la ONU fue trabajar en un estudio global sobre el tema: El desarraigo de la Pobreza. El cuestionario pedía respuesta a siete preguntas sobre los obstáculos con que se encuentran los pobres en cuanto a su  participación en la toma de decisiones sobre temas que les afectan; cómo supervisan las organizaciones en sus programas el trabajo para lograr la participación de quienes viven en pobreza y lo que las organizaciones creen que son las mejores prácticas para facilitar la participación. De las 168 respuestas recibidas de 59 países, 54 fueron de las Hijas de la Caridad de todo el mundo.

¿No es maravilloso que todos los estados miembros de la ONU, no importa si es pequeño o grande, pobre o rico, fuerte o débil, estén autorizados con una voz igual? Cada nación ocupa un lugar importante y tiene la oportunidad de hablar y de  escuchar, pero en primer lugar, cada nación tiene que transcender sus estrechos puntos de vista para alcanzar un nivel más profundo en el intercambio entre seres humanos. En este tipo de intercambio no hay ningún lugar para el odio, la violencia y la guerra,  lo único que importa  es el amor y la paz.

¡Como Hijas de la Caridad en las Naciones Unidas se nos pide que ayudemos a construir un mundo en que las personas de todas las naciones, tribus y lenguas  se reúnen  en la alegría, como está escrito en el libro de la Revelación!

Sor Christina Laim 

Para tener mayor información sobre las Hijas de la Caridad en la ONU:  www.cmdcngo.org

 

Views: 2.022