Obra Social Santa Luisa de Marillac – Lorca

[Provincia Madrid-Santa Luisa] La comunidad de Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl de Lorca, formada actualmente por 6 Hermanas, trabaja en un barrio desfavorecido de la ciudad, conocido como barrio de San Pedro, y su principal misión es trabajar por la prevención, promoción e inserción social. Todo esto, trabajando por un compromiso con la justicia y la defensa de los derechos de los empobrecidos y excluidos de la sociedad. Su misión y apostolado llega hasta Cañada Morales, donde atienden a familias, principalmente de etnia gitana, con el objetivo de contribuir a la inserción socio-educativa y laboral de las mujeres. Hasta allí va una Hermana de la comunidad que, con 87 años, coge su coche los lunes, miércoles y viernes, para darles clases de alfabetización y taller de costura. Además, les lleva ropa y comida.

“La gente de Lorca se vuelca con nosotras y con el trabajo que realizamos”, explica la superiora, sor Teresa. Incluso reciben ayuda de otros lugares donde las Hermanas han estado anteriormente. La Asociación de la Medalla Milagrosa promueve la devoción a María. Tienen con una capillita de madera que contiene una imagen de la Virgen en su interior y que visita los domicilios de las personas que forman parte de este grupo. Además, Imparten catequesis en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Lorca. “La catequesis es como alargar los brazos de la caridad entre la gente”, explican las hermanas. La comunidad lleva dos proyectos sociales:

Alternativa a la calle (ALCA)

En 1999 comenzó el proyecto “Alca”, incluido dentro de la obra social Santa Luisa de Marillac, que continúa a día de hoy. Surgió tras darse cuenta las Hermanas de que un gran número de los menores del barrio de San Pedro pasaban su tiempo fuera del horario escolar en la calle, pues sus padres estaban trabajando en el campo y ellos se quedaban solos.

Cien niños, de entre 3 y 16 años, van cada tarde, de 16:00 a 19:00 horas, a la casa de las Hermanas. Cada tarde, tras finalizar la jornada escolar, acogen a los niños con el fin de que no se queden en la calle hasta que los padres regresen del trabajo. Un acompañamiento extraescolar los ayuda a superar aquellos problemas que puedan encontrar en su día a día o en su entorno familiar y social. Con este proyecto pretenden mejorar la calidad de vida, especialmente de la infancia y adolescencia, potenciando un entorno socio-educativo de evolución integral favorable para los menores; posibilitando su promoción y trabajando la prevención de factores de riesgo implícitos en su entorno. La mayoría de los menores que acuden son inmigrantes o de etnia gitana, con familias con escasos recursos económicos.

El Proyecto Renacer

El otro proyecto que llevan adelante se llama “Renacer” (también incluido en la Obra social Santa Luisa de Marillac). Está dirigido a mujeres de entre 16 y 22 años, en situación de desventaja, exclusión, riesgo o conflicto. Con él pretenden facilitar un lugar de encuentro en el que ellas puedan formarse y hacer posible así la transformación de su realidad.

Por las mañanas tienen un grupo de unas doce chicas para aprender a coser o leer, aunque también tienen varios cursos de formación como un curso de defensa de su salud, título de manipulador de alimentos, un curso de cocina… Todo esto con el objetivo de promocionarlas e intentar que salgan adelante. Formación, adquisición de habilidades sociales, actualización académica y aprendizaje de un oficio con el objetivo de cambiar su realidad.

Además, reciben talleres de concienciación relativos al consumo sostenible, con los que poder abordar asuntos de la vida.

Views: 296