Misión Solidaria del colegio Vicenciano San José

mission.2[Provincia de Río de Janeiro – Brasil] El Colegio de San José está situado en la ciudad de Vila Velha, en el estado de Espírito Santo, Brasil. Es Católico y Vicenciano y busca colaborar en el proyecto de evangelización de la Iglesia al preparar a los estudiantes a participar activa y conscientemente en la construcción de una sociedad más justa y sensibilizándolos en la realidad de los pobres, en quienes los Santos Vicente y Luisa vieron al Cristo sufriente presente y sirvieron como al propio Cristo. Se esfuerza por socializar lo que la escuela cree, dando testimonio de lo que motivó la presencia de las Hijas de Caridad en el sistema educativo brasileño.

La visita a los pobres, característica del carisma de Vicente, para sentir de cerca sus necesidades y dolores, proporciona a los adolescentes y jóvenes el conocimiento de otras realidades. Toca sus corazones, despierta en ellos el deseo de fraternidad y la convicción de que ser cristiano es dar testimonio y anunciar que otro mundo es posible si hay amor,  generosidad,  solidaridad y compartir.

En este contexto, tuvo lugar la visita llamada “Misión de Solidaridad” los días 22, 23 y 24 de agosto. Los estudiantes, colaboradores, Hermanas y madres visitaron  la “Casa de los Pobres”  en la ciudad de Friburgo, estado de Río de Janeiro, dirigida por las Hijas de la Caridad. Allí 150 personas,  impedidos y mayores de ambos sexos, son acogidos y queridos por las Hermanas, como nuestros Santos Fundadores desearon. Esta “Misión” fue planificada con amor y llevada a cabo por todos los estudiantes de la Escuela que contribuyeron a la Campaña de Solidaridad donando alimentos para llevar Nova Friburgo.

mission.3

???????????????????????????????

mission.6

La mayoría de los adolescentes y jóvenes no estaban acostumbrados a acercarse a  personas muy impedidas, por lo que al principio estuvieron muy tímidos, pero poco a poco, fueron siendo más espontáneos. La música y el baile llenaron el salón de alegría, los talentos especiales revelados y dieron oportunidad a los ancianos a expresar sus anhelos y recuerdos.

Un texto de Isaías invitó a todos a dar gracias a Dios por todas sus criaturas “tal y como él o ella son”,  dos adolescentes vestidos de ángeles presentaron una caja que contenía un regalo de Dios para las personas impedidas o mayores. Cuando fue abierta la  caja todos se sorprendieron de verse reflejados en un espejo. Al final, un miembro de la Juventud Mariana Vicenciana les explicó: que la vida es el mayor regalo que Dios  da a  cada persona y que cada una es especial para Dios. Acabamos rezando el Padre Nuestro y el Ave María.

El resto del tiempo en la “Casa de los Pobres”  se dedicó a  actividades recreativas,  escuchando a los ancianos, sus historias ricas de experiencias, luchas, alegrías, dolores,  tristeza por el abandono de parientes, pero mostrando siempre afecto a dónde ellos viven y agradecimiento por el cuidado recibido. Y como la misión también exige servicio, a la hora de la comida todos estuvieron disponibles para ayudar a los que no podían comer solos o llevarlos a dónde  necesitaban ir. El domingo, después de la Misa, la obra de la Cenicienta, realizada por los estudiantes, les proporcionó un buen rato de diversión.

mission.7

mission.8

mission.9

En el largo viaje de vuelta a Vila Velha fue un tiempo maravilloso de intercambio, donde los jóvenes expresaron la emoción sentida en la “Misión de Solidaridad”. Como dijo una de las madres que acompañaron la misión: “Los adolescentes y los jóvenes que vienen aquí nunca serán los mismos, porque han aprendido estos días lo que da sentido a la vida, que no se aprende en ningún libro de texto, en las aulas, ni en los medios de comunicación social”.

Las Hermanas de la Escuela San José y las de la Casa de los Pobres, los empleados, las madres, los adolescentes y  jóvenes alabaron Dios y le dieron gracias por esta rica experiencia.

Sor Rizomar B. Figueiredo, H.C.
Directora del Colegio San José  

Views: 1.708