“El don de la sensibilidad al servicio del Amor Efectivo”

enc_her_1[Provincia España-Sur] El 10 y 11 de Febrero, tuvo lugar en la Casa Provincial de España-Sur el curso “El don de la sensibilidad al servicio del Amor Efectivo”. Un nutrido grupo de Hijas de la Caridad y de seglares que trabajan con ellas, se reunieron para disfrutar de unos días, compartir la fe y experiencias y para adquirir una mayor formación en el tema que este año la Provincia de España-Sur ha elegido para reflexionar en todos nuestros encuentros, “La sensibilidad”.

 Aunque ya he participado en varios de estos encuentros, esta vez vengo con una nueva mirada ya que la ponente es una Hija de la Caridad, y siempre han sido sacerdotes o seglares los que han dirigido estos cursos. Iniciamos la mañana, elevando nuestros ojos al Señor y proclamando el Evangelio de san Mateo: “Te doy gracias, Padre, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla…”

Sor Magdalena, Consejera de Obras Sociales, presentó a Sor Mª Jesús Arrula, como “Hija de la Caridad”, sin más añadidos. Algo que habla profundamente de su vocación, de su ser. Sirve a los Pobres que el Señor y la Compañía le han encomendado en un colegio y pertenece a la Provincia de Pamplona. Inicia el encuentro con una canción: “Iba diciendo por los caminos: Amigo soy,  soy amigo”, prefacio que nos lleva a pensar que Cristo está en medio de nosotros para ayudarnos, nunca para juzgarnos, como deben hacer los verdaderos amigos. En su ponencia define los conceptos de don, valor, servicio y amor efectivo, para que todos hablemos un mismo lenguaje. Posteriormente, nos explica los valores: características, jerarquías y teorías.

La sensibilidad es la capacidad de despertar una mirada que nos capacite para estar atentos, asombrarnos y conmovernos. Es la capacidad de permanecer alerta desarrollando las actitudes evangélicas de empatía, compasión y ternura. Es comprometerse en la vida cotidiana escuchando/nos/les, siendo solidarios, admirando la belleza y despertando el gusto artístico.

Hemos de educar la mirada, porque otra mirada es posible. ¿Qué es ver con los ojos de Jesús? Es tener una visión compasiva, necesitamos tener un corazón delicado que pueda alcanzar al que sufre; una visión transparente, sin prejuicios ni obstrucciones; y una visión de valentía, sin miedo, haciendo el bien por encima de todo. Encontrar la mirada de Jesús es sentirse llamad@ por Él y enviad@ por Él a hacer presente su gesto de amor.  Los niños son los principales actores de todas sus experiencias y, por ello, con ellos ejemplifica todo lo que nos expone.

 En toda su exposición tiene siempre presente a San Vicente de Paúl y Santa Luisa de Marillac, para hacernos comprender que, aunque existen muchas formas de entender todo lo que nos explica, Cristo guio a los vicencianos por un camino específico.

Para finalizar nos anima: ¡No temáis! Llenad vuestro corazón de amor de Dios, amor a los Pobres, amor a aquellos que os necesitan… y vuestra tarea será muy fácil.  Pero también nos lanza un compromiso: “Los Pobres son un don y se merecen al mejor servidor”. Esta es nuestra tarea, formarnos personal, profesional y espiritualmente, para que nuestro servicio sea de una calidad y calidez especial. Para que realmente “los Pobres sean nuestros Amos y Señores” y nosotros seamos sus mejores y más fieles servidores.

Resumen del texto de Sor Mª Jesús Arrula, H.C. 

enc_her2

 

Views: 1.192