“La alegría de ser Hija de la Caridad”

[Province de Varsovie] Del 29 de abril al 13 de mayo de 2019, en la Casa Madre se celebró la Sesión Internacional de Renovación Espiritual y Vicenciana para Hermanas de 11 a 24 años de vocación. El lema fue: “La alegría de ser Hija de la Caridad”.A dicho encuentro asistieron 74 Hermanas de África, América Central, América del Norte y del Sur, Asia y Europa. Las reuniones fueron traducidas a 8 idiomas.

Las Hermanas tuvieron la alegría de ser recibidas por la Superiora General Kathleen Appler. Sus palabras establecieron la conexión entre el comienzo y el final de la sesión. Todos los días celebró la Eucaristía y proclamó la Palabra de Dios el Director General, padre Bernard Schoepfer. Las consejeras nos acompañaron durante la Sesión y participaron muchos oradores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El programa de la sesión fue ¡muy rico! en particular las conferencias que iban precedidas de presentaciones multimedia. Los temas propuestos para nuestra reflexión fueron los siguientes: La Compañía de las Hijas de la Caridad hoy;La experiencia gozosa de la fe según San Vicente y Santa Luisa; La oración; La lealtad; El sentido de pertenencia a la Compañía;  La actitud de sierva; La conciencia moral; la sencillez; la misión con los jóvenes y el estilo del acompañamiento vocacional vicenciano

Reunirse en la Casa Madre, este lugar especial, fue para todas las participantes una gran gracia y una gran alegría. El 9 de mayo, fiesta de Santa Luisa, participamos en dos celebraciones: una en la iglesia de San Nicolás de los Campos, donde Santa Luisa recibió la luz de Pentecostés y después, por la noche, en la capilla de la Medalla Milagrosa con la comunidad.

La experiencia de conocer a Hermanas de tantas nacionalidades nos ha dado la medida completa de la Compañía a nivel internacional. Un momento emotivo fue: la oración en idiomas tan diferentes, con el mismo carisma, otorgado a Dios para servir a los pobres como  Hijas de la Caridad.

Visitamos los Archivos, la Casa Madre y los lugares parisinos donde trabajaron nuestros Santos Fundadores. El último día de la sesión, 13 de mayo, día del aniversario de las apariciones de Nuestra Señora de Fátima, fuimos con las Consejeras Generales, a la catedral de Chartres. Allí, en la cripta, participamos en la misa y confiamos la Compañía a Nuestra Señora.

El Padre Director al final de la homilía citó hermosas palabras de San Vicente, llenas de esperanza. He aquí la idea: “Cuando alguien toma a María como patrona (…), nada malo le puede pasar”.

La alegría no solo fue el lema de la sesión, sino la realidad vivida cada día en la comunidad que formamos durante estas dos semanas. El 13 de mayo, la última noche,  cada grupo lingüístico preparó un pequeño espectáculo. Las Hermanas de la Casa Madre estuvieron con nosotras. La alegría era desbordante, así como nuestros intercambios. Estamos a la escucha del Espíritu Santo que nos envía hoy al SEÑOR.

Enviadas a nuestros países, por el Superior General, queremos partir con coraje, disponibilidad y alegría, bajo la protección de María inmaculada, fuente de nuestra confianza en la PROVIDENCIA.

Que Dios sea quien agradezca a quienes han contribuido a la organización de esta sesión.

Sor Ewa Tyszkiewicz – Province de Varsovie, Polonia

Views: 1.628