La Estrella de Belén continúa brillando – Los Reyes Magos en un Hospital

photo36[Provincia de Bélgica-Francia-Suiza] La Epifanía ha pasado, pero el Señor continúa acompañándonos día tras día. ¡He aquí la historia de una pareja que llevó a su hija, Adele, al hospital y allí encontraron la Estrella del Señor!

La tarde del 5 enero, nuestra hija Adele tenía unos dolores de estómago terribles. Jacques y yo sentimos inmediatamente que era una apendicitis. Según el consejo de nuestro médico, iniciamos el camino hacia el hospital de Belley.

A nuestra llegada nos recibió la enfermera pediatra y su ayudante que hicieron un examen preliminar. Después vino el pediatra, un hombre de unos 40 años, muy sencillo, africano. Muy tranquilo, con calma en su manera y en su voz. Miró la primera prueba: podría ser una infección de apendicitis. “Tendremos que ver… “nos dijo, muy tranquilizante. Yo no estoy de acuerdo con esto. Yo no soy doctor pero los síntomas de Adele son exactamente los mismos que yo tenía. Coincidencia o no, yo me operé a la misma edad de ella, prácticamente. En mi interior estoy muy preocupada, “él quiere retrasarlo… tengo que llevarla a Annecy… allí serán más eficaces”.

Después vino el cirujano de servicio, un compañero corpulento grande con acento eslavo y difícil de entender. Nos hizo varias preguntas y tuvimos que repetir nuestras respuestas. Yo hablo usando un vocabulario sencillo despacio. El pediatra vino a nuestro rescate y reformó nuestras contestaciones. Para entonces yo estaba realmente aterrada: “¡Éste no es posible… estoy soñando! ¡Venga, Jacques, vámonos! Ese hombre que va a operar a mi hija no puede entender siquiera lo que yo le estoy diciendo… cómo puede operar? “La enfermera parece tan preocupada como yo y no dudo en confiarle mis temores. Ella intenta encontrar palabras para tranquilizarme. Yo estoy lista para salir. Pero llegan los resultados de la prueba… Deben operar y rápidamente. Ningún pensamiento de salir, de decidir, tenemos que darnos prisa. Solo podemos hacer una cosa – TENER CONFIANZA.

Llevamos a Adele a la sala de operaciones y allí nos encontramos a un hombre que parece ser asiático, con una gran sonrisa en su rostro, muy amable. “Hola, yo soy el anestesista. Yo llevaré a su hija.” ¡Oh! ¡12 años! La misma edad de mi hija!… “Esperen aquí por nosotros, les prometo que les veré al final de la operación”. Tres cuartos de hora después yo estaba en la sala de recuperación al lado de Adele… Todo había ido muy bien.

Miré mi reloj. Era un poco después de medianoche. Es el 6 de enero de 2016… y yo estoy segura… sencillamente hemos encontrado a los tres Reyes Magos.

epiphanie-ev1Epifanía 2016.

La historia de una pareja, pobre y desvalida ante su niña enferma… una pareja que espera… se encuentra con un africano, un europeo del Este y un asiático – los Reyes Magos que tuvieron la habilidad necesaria para volver a poner luz en nuestra pequeña estrella. ¿Cómo podemos llamarlos? ¿Quizás Melchor, Gaspar y Baltasar? Hay miedo al desconocido, pánico, la espera, y la necesidad de cambiar para CONFIAR. ¡Porque, gracias a todos estos tres, nuestra pequeña estrella pequeña brilla de nuevo!

Views: 1.720