La Familia vicenciana en Ucrania: Conectando a niveles Global y Local – Abogacía en la ONU

161026 Ukraine 2thmb[ONU – NGO] Por el P. Guillermo Campuzano, C.M.; Representante de ONG en la ONU, Congregación de la Misión.

Recientemente fui invitado a visitar obras de la Familia vicenciana en Ucrania. Vi a laicos, a consagrados y a miembros ordenados soñando, actuando y sirviendo juntos de un modo muy natural, muy colaborativo… ¡evidentemente éste es el modelo que estamos llamamos a imitar!

En Ucrania experimenté las obras de la Familia para personas sin domicilio fijo, para refugiados, de rehabilitación de drogo dependientes, atención a la salud de personas sin techo, programa para niños pobres para después de la escuela, la Asociación nacional de Estudiantes católicos (estudiantes Internacionales de África e India), las obras ecuménicas, y otras similares. Estos eran valiosos servicios dirigidos a la realidad local en conexión profunda con los servicios de evangelización y animación espiritual de las comunidades católicas minoritarias.

Me reuní con un idealista seglar católico, Stefan Valo, que está muy implicado en los trabajos de la Familia Vicenciana y que ha consagrado su vida y recursos a educar sobre el cambio climático. Según Valo el agotamiento del agua de nuestras tierras es tan responsable del cambio climático como las emisiones de gas de invernadero. Para resolver este problema ha desarrollado un método único de obtener agua del suelo y de revitalizar los arroyos y ríos.

Este viaje confirmó mi comprensión de:

  1. La presencia de la Familia vicenciana a las Naciones Unidas puede mejorar muy
    significantemente si continuamos siendo intrépidos levantando nuestra voz colectiva en
    la abogacía y en proyectos en vías de desarrollo a través de los que compartimos nuestros
    recursos humanos y económicos. Juntos, podemos ser más eficaces en el    servicio a los
    pobres a través del servicio directo, cambio sistémico y abogacía que influyen en la
    política social en los niveles local,  nacional y global.
  2. Debemos ser conscientes de la relación en una sociedad globalizada entre el
    nivel internacional y local o nuestra comprensión de la realidad será
    ingenua y podría llevarnos a una  narrativa y a un conjunto establecido de acciones que
    pueden perpetuar las mismas injusticias y  estructuras que oprimen y que alienan al
    pobre a quien queremos servir.

161026 Ukraine 3

161026 Ukraine 1Estar en Ucrania nos plantea cuestiones que ayudan a nuestra Familia a conectar los puntos entre las situaciones global y local.

  1. Donde vivimos ¿cómo están conectadas las necesidades a las tendencias globales relacionadas con el ambiente, la salud, la educación, los servicios sociales, los conflictos internacionales u otros problemas?
  2. ¿Cómo las experiencias personales de los miembros de la Familia vicenciana cercanos están conectadas con la experiencia universal?
  3. ¿Cuáles son algunos aspectos comunes de todas las culturas y cómo se tratan de igual modo o en qué se diferencian de las de donde yo vivo?

Los miembros de la Familia vicenciana en Ucrania me impresionaron por su conocimiento de la importancia de establecer conexiones globales.  Si deseamos colaborar como Familia vicenciana debemos identificar en qué se construyen esas relaciones. Preguntémonos quién en el resto del mundo está afectado por nuestros problemas, preocupaciones y tendencias locales. Y después debemos proponernos la pregunta contraria ¿cómo los problemas que nos afectan localmente son preocupaciones globales? Desde ahí podemos crear entonces eslabones comunes y compartir las prácticas más idóneas para resolver los problemas.

Durante mi visita oí una canción popular titulada “Ayudemos a Ucrania”.  Ésta podría ser la canción de marcha para nuestras obras de la Familia vicenciana: ¡Ayudemos al Mundo!

161026 Ukraine 2

Esta es una versión abreviada del artículo de P. Campuzano. Leer el texto completo en el sitio web Famvin.org AQUÍ

Views: 484