Menores solos

children-border[Provincia de Santa Luisa – EE.UU.] La llegada de menores solos de Centroamérica a la frontera de EE.UU., en Texas, ha alcanzado un nivel de crisis. Tres comunidades de la Provincia de Santa Luisa se encuentran en esta región. Se han enviado a tres Hermanas, una comadrona, una de pastoral y una abogado, que prestan sus servicios  como voluntarias con estas mujeres y menores solos emigrantes y se quedarán en estas casas durante el próximo mes. Una Hermana escribe sobre sus primeras experiencias:

Acabamos de volver de un refugio en McAllen TX, llevado por Caridades Católicas.  La Iglesia del Sagrado Corazón ha donado su centro parroquial y en el aparcamiento hay tiendas con aire acondicionado que sirve para la acogida. La ciudad ha proporcionado un centro médico móvil con doctores para atenderlo y tiendas para la espera así como una presencia policial para la seguridad.  Las autoridades de la ciudad recogen a las familias con niños liberados por el ICE (Centro de Inmigración y Aduanas) y los trae al refugio mientras  esperan el viaje para reencontrarse  con sus familias.

Durante nuestra gira, entró en el refugio una señora sola de Guatemala.  De repente, cuando ella se dirigió al registro  todos los voluntarios (aproximadamente unos cien) empezaron a aplaudir, al parecer, es costumbre en Centroamérica aplaudir cuando un invitado es bienvenido a su casa, ciudad, etc.  Fue muy emocionante. Curiosamente el 75% de las mujeres que pasan por este refugio estaban embarazadas.  Si Dios quiere, Sr. Janina, la comadrona, trabajará en el  centro de salud móvil.

En las tiendas había jóvenes madres con sus bebes en los brazos.  Estaban exhaustos y parecían, más que estar durmiendo, irse a desmayar.  Todas las mujeres están muy delgadas y son muy jóvenes.  Unas cuantas mujeres jóvenes muy delgadas dormían con sus niños pequeños.  En ese momento, había en las tiendas aproximadamente 30 madres solas con niños muy pequeños.  No había ningún adolescente excepto las mamás.

Después llegaron más familias.  Nosotros aplaudimos como si el propio Jesús entrara, porque Él había entrado.  Todos parecían apreciar la bienvenida.  Los niños tenían zapatos agujereados y sucios, sin cordones,  como prisioneros.  Aquí conseguirían zapatos nuevos.

El refugio está bien organizado.  Después de darles la bienvenida y aplaudirles, se toma la información y se van a comer. Después de la comida se van a las duchas y consiguen ropa nueva porque muchos vienen con piojos o sarna.  Ellos también consiguen ropa suficiente para el viaje.  Hay un área  muy bonita para los niños justo para ser simplemente niños.

Nadie se queda en el refugio más de 12 horas. Pueden descansar en las tiendas como hacían algunos cuando hicimos el recorrido.  Se les despierta a las 04:30  de la madrugada y se les lleva a la parada del autobús para iniciar el viaje a reunirse con su familia en la otra parte de los Estados Unidos.

El Director dijo que esperan introducir atención espiritual y emocional con religiosos de habla española.  Si Dios quiere, Sor Sherry trabajará aquí a partir de mañana. Nosotros oímos que los inmigrantes tienen miedo porque no  saben lo que les espera. Si Dios quiere yo daré charlas  sobre sus derechos e incluiré la necesidad de tener cuidado con los traficantes que, pueden ser muy amables, y hablar español.

Las Caridades católicas organizan muchos de estos refugios. Todos los voluntarios parecían también muy cansados – por favor pidan por todos ellos.

Sor Mary Ellen Lacy, H.C. 

Adaptado de FamVin.org/en /  

Views: 2.219