Semana de la Unidad en la ONU – Ginebra

Sor Germaine Price, representante de la Compañía de las Hijas de la Caridad en las Naciones Unidas, comparte las noticias de la ONU en Ginebra:

 [ONU-ONGs] Durante la semana de la Unidad, la misión permanente de la ONU en su Sede de Ginebra organizó un servicio inter-religioso en el Centro Ecuménico de las Iglesias en Ginebra. Representantes de cada comunidad cristiana, así como judíos, musulmanes y las comunidades Budistas comentaron el mensaje de Benedicto XVI para el Día Mundial de la Paz 2013: “Bienaventurados los que trabajan por la Paz”.

Se invitó a todas las delegaciones de las NU así como a las ONGs católicas y miembros de otras organizaciones internacionales.

Entre los comentarios citados hay varios puntos de convergencia:

1. el reconocimiento de la situación mundial actual de guerras, violencia, humillación de las mujeres, matanzas de civiles, refugiados,  terrorismo, la crisis financiera y el capitalismo financiero sin regulación, competición por el poder y sed de ganancia… Todo esto constituye un terreno fecundo dónde la paz se sacrifica y la dignidad humana se viola.

2. el mayor obstáculo en el camino de la paz es el extremismo que toma muchas veces formas: religiosa, política u otras, pero que lleva a sus seguidores a cometer actos inaceptables,  dañinos para la humanidad y que desfiguran el rostro de la religión.  Esto ha sido reconocido claramente por el representante del Islam. Citó al Profeta Mahoma que advertía: “¡aquéllos que exageran perecen!  Tened cuidado con la exageración en la religión”.

3.  la paz:

  • La paz concierne a la dignidad de la persona humana y requiere un compromiso total de la humanidad
  • se basa en la verdad, la libertad, el amor y la justicia
  • es un deseo natural de la familia humana, una meta, un proceso que se ha de desarrollar incansablemente.

Todos los representantes desean ardientemente la paz y se preguntan, “¿cuándo vendrá la paz?”

4. ¿quiénes son los pacificadores?

  • “Los que están deseosos de sacrificar sus propios intereses por un bien mayor.  En el contexto budista los que están en camino, “La realidad de la paz debe empezar en la mente de cada persona. La meditación es un proceso a través del cual la mente se educa y se cultiva como una tierra dónde crecen los actos buenos. Una mente abierta, amplia, puede construir relaciones con los demás en un alto grado de empatía”.
  • “¿Son personas pacíficas las que se esfuerzan por vivir en paz o  son los pacificadores los que  se esfuerzan por hacer las paces? Son reconciliadores que promueven la reconciliación entre las gentes. Paz es la meta de los hombres y mujeres; ésta es una tarea continua en la que se debe trabajar a lo largo de toda la vida. Según el Rabino Yehoshua ben Levi, “paz es el fermento de la masa… la fuerza conductora del destino humano”. San Serafín de Sarov aconseja también “adquiere primero la paz interna y muchos descansaran en ti”.   

En conclusión, fue muy alentador oír a los representantes de las Iglesias aplicar el Antiguo y Nuevo Testamento de la Biblia y comentar las palabras del Papa Benedicto XVI  aplicándolas a la luz de su propia religión.  Todos los representantes compartieron con sus palabras, el deseo de millones de creyentes que de verdad aspiran a la Paz.

La celebración continuó con un encuentro que nos permitió intercambiar información sobre nuestras convicciones y compromisos. Estas reuniones son importantes para fortalecer nuestra colaboración, para que crezca la confianza y un sentido de solidaridad en la construcción  de la paz.

Ginebra, 26 enero 2013,

Sor Monique Javouhey

   

Para tener mayor información sobre las Hijas de la Caridad en la ONU:  www.cmdcngo.org

 

Views: 1.640