loader image

Prepararse para los votos…

Prepararse para los votos es verdaderamente un compromiso… una exigencia… ¡un camino a emprender!

Un compromiso: «Según dice la Sagrada Escritura, cuando Dios escoge a alguien para una vocación particular, Él mismo se compromete a señalarle el camino. Poco a poco, a la luz del Espíritu, la senda se perfila» (C. 49). El Señor tiene la iniciativa y da su gracia.

Una exigencia: La preparación para los votos, la profundización en el Evangelio y en el carisma exigen, por supuesto, esfuerzos, perseverancia, pasos, pero sobre todo una actitud de escucha del Espíritu Santo…

Un camino a emprender: El don de una misma por medio de los votos no se adquiere de una vez por todas. Por el contrario, es un movimiento continuo hecho de descubrimientos, de conversiones, de éxitos y de fracasos, de alegrías y de penas.

María nos acompaña. Está presente en todas las que han recurrido a ella. Confiemos en ella y sigamos sus pasos, ellos nos llevan hacia su Hijo, a quien nosotras queremos seguir.

¡Buen camino!

(Sor Françoise Petit)