loader image

Reunión de Hermanas Jóvenes (Provincia de Mozambique)

febrero 18, 2023

La Reunión General de las Hijas de la Caridad (Hermanas Jóvenes) se celebró en Maputo, en su Casa Provincial en Matola, del 9 al 18 de enero. Asistieron 12 Hermanas jóvenes y comenzó a las 20h15 en la sala de conferencias, con la presencia de la Hermana responsable de las Hermanas jóvenes. Varios facilitadores animaron los temas: las Hijas de la Caridad después del envío a la misión, trataron lo importante que es valorar nuestra vocación; se desarrollaron otros temas aparte de los que aprendieron en el Seminario, se enfatizó el papel unificador de la vida de oración, comunidad y servicio, así como ser firmes, crear bases sólidas y tener sentido de pertenencia. Necesitamos estar siempre estrechamente unidas a Dios, participar activamente en la misión y esforzarnos por nuestro crecimiento humano y espiritual.

También vimos el valor de la responsabilidad y la madurez en la vida comunitaria. El animador insistió con más detalle en la responsabilidad que debemos tener en las pequeñas tareas que se nos encomiendan en Comunidad y llevarlas a cabo con gran madurez.

A lo largo de este período de formación, tuvimos varios tiempos de reflexión personal y de grupo, que tenían como objetivo profundizar y revitalizar la vida comunitaria y recordar nuestra pertenencia a la Compañía.

Tuvimos varias discusiones y, al final, llegamos a la conclusión de que, efectivamente, debemos estar atentas a la acción del Espíritu Santo, abiertas a aprender algo nuevo, dejar de lado los prejuicios y reconocer que cada una tiene algo que enseñar, teniendo en cuenta que Cristo está siempre en el centro. Con los ojos de la fe, también debemos aprender a reconocer en nuestras Hermanas al primer pobre.

Siendo la Eucaristía uno de los sacramentos fundamentales de la vida cristiana, centro y alimento que fortalece la vocación de la Hija de la Caridad, tuvimos la gracia de prepararla creativamente y celebrarla cada día con gran devoción y adoración. Las homilías de los sacerdotes que presidieron la celebración diaria de la Eucaristía nos motivaron y animaron profundamente en nuestra fe en Cristo Jesús.

La Visitadora honró con su presencia el último día del encuentro. Fuimos animadas y renovadas para servir bien y anunciar la presencia de Dios entre aquellos con quienes compartimos la vida: nuestras Hermanas en comunidad y personas en situación de pobreza

Con una Eucaristía, que agradecimos profundamente, se clausuró la Reunión General.

Las Hermanas Jóvenes